ABCdario


Por Víctor Octavio García

 

BCS ¿República?

 

He leído, –más con disgusto que con agrado– en algunos medios de comunicación (principalmente en Colectivo Pericú, que ha sido una plataforma muy recurrida por el arribismo pernicioso– la forma tan descarada en cómo le dan “vuelo a la hilacha” con el sobado cuento de crear una nueva república (o nación) llamada BC: En 1855, un filibustero llamado William Walker, –tal como hoy lo hacen un puñado de panistas segregacionistas auspiciados por negros intereses anclados en el vecino estado de BC–, perifonean impunemente la propuesta de crear la república de BC.

En 1854, William Walker –que llegó a ser presidente “patito” de Nicaragua de 1856 a 1857, dos años antes había fracasado en BCS al pretender crear la hermana “República de Sonora”. Walker, no solo quería apropiarse de nuestro territorio (BCS) sino de nuestro nombre originario para crear la hermana “República de Sonora”; hoy, los antiguos entenados del emperador Maximiliano que replican sus insensatas propuestas en el PAN, hacen lo propio; anexarse no solo el territorio de BCS sino la California originaria para indexarla al supuesto nuevo estado de BC.

Si el debate se centrará sobre el cimiente del nombre originario de California, que también nos robaron, la discusión se plantearía menos compleja; pero no es el mítico nombre de California surgido de las Sergas de Esplandián, libro de caballería de Garci Rodríguez de Montalvo, lo que seduce a los panistas segregacionistas de hoy, sino las enormes riquezas naturales que resguardan las entrañas de BCS.

Si bien los ONG’S, –no todos pero si en su gran mayoría– son “cabeza de playa” del Tío Sam y sus intereses imperialistas, pelean o hacen simulacros en “defensa del medio ambiente” en franca y abierta sintonía con lógica separatista que plantean la supuesta separación de BCS de México los segregacionistas panistas de BC, no es la separación de BCS de México lo que se debe plantear con impune descaro, sino el fortalecimiento de la defensa de nuestro origen, pertenencia y derechos inalienables; vamos, la defensa acomedida y sin reservas de lo que es nuestro.

Si me lo permiten, citaré un par der reflexiones hechas por don Pablo L. Martínez, el 13 de agosto de 1963, durante un homenaje a la bandera nacional, en el castillo de Chapultepec, utilizada en la defensa de nuestra soberanía en la guerra de intervención de 1847-1848. He aquí lo que resaltó el insigne historiador sudcaliforniano: “Pintada a grandes rasgos la heroica lucha de los bajacalifornianos contra los poderosos hombres del norte, que tan bien se habían preparado anticipadamente para cometer el desmembramiento de nuestro país, es oportuno consignar las siguientes notas, a guisa de reflexiones justas”: 1. Esta epopeya regional bajacaliforniana es paralela al sacrificio sublime de los aguiluchos de Chapultepec, lo mismo que a la de Churubusco, respecto a la cual no solamente debemos recordar en forma permanente el nombre del general Anaya, sino también los del teniente coronel Francisco Antonio Peñuñuri y el del capitán Martínez de Castro, quienes se hicieron matar intencionalmente antes que rendirse. 2. Los bajacalifornianos pelearon sin tregua, a pesar de que no tenían esperanzas de triunfo. Cumplieron con su deber hacia la patria como en pocos lugares de la nación. Ha dicho un historiador mexicano: <Si en todo el país se hubiera luchado como se luchó en Baja California, no habrían triunfado los norteamericanos>. El ciudadano Mauricio Castro, alma de toda la resistencia dejó consignadas estas inolvidables palabras: <Estos pueblos han decidido hundirse en sus ruinas antes que aceptar un yugo extranjero> y 3. Para terminar, estimables paisanos y demás asistentes de otras entidades, hagamos votos porque el recuerdo de los hechos históricos que hoy conmemoramos sirva de estímulo en el porvenir, si nuestra querida patria llega a encontrarse por desgracia, alguna vez, en peligro de desmembramiento o extinción, para que los mexicanos sepan luchar como nuestros antepasados, hasta vencer o morir; y hagamos votos, a la vez, porque esa sagrada insignia que tantas cosas grandes representa, sea eternamente el lazo de unión entre Baja California y México, y entre México y nuestra querida península.” Y agregó: “Aprovechamos la oportunidad del tema para exponer una idea: creemos que nuestra península ya no debe seguir llamándose Baja, sino California a secas, tanto porque fue originalmente la dueña de este nombre como porque no existiendo en la división territorial mexicana otra entidad con la que pueda compararse en posición, no hay razón para seguir obligando a sus habitantes a usar gentilicios tan forzados como bajacalifornianos del norte y bajacalifornianos del sur. Más propio sería llamar Alta California al Territorio Norte y Baja California al Territorio Sur. Resulta hasta ridículo designar a los funcionarios con títulos kilométricos como éste: gobernador y comandante militar del Territorio Sur (o Norte) de la Baja California”. (Retomado del artículo publicado por Valentín Castro Burgoin, en el portal digital de Civitas, bajo el título; La California original, “Geografía de la esperanza”, en la historia y ecología, publicado a su vez por Tribuna de Los Cabos 20/01/2018, con citas del libro Sergas de Esplandián; introducción y textos seleccionados por Aidé Grijalva, Max Calvillo y Leticia Landín).

Por qué no hacemos eco de la propuesta hecha por don Pablo L. Martínez en 1963, y desde mucho antes, para que Baja California Sur rescate su nombre originario de California a secas, que sería un justo inicio para replantear de cara a los nuevos tiempos la defensa de lo que es nuestro y que por derecho natural nos pertenece; no es separándonos del país ni creando una nueva república, –donde nos robarían no solo nuestro territorio, sino que cercenarían hasta nuestro nombre– los anhelos más sentidos de los auténticos sudcalifornianos, sino conservar y preservar lo que es nuestro, desde nuestra peculiar idiosincrasia, tradiciones, costumbres, etc., como una forma de enfrentar los retos que nos plantea el turismo con su transculturización añadida y lo que es peor, la inmigración de gentes de otros estados del país que arriban al estado anhelando el “sueño americano” o lo que es peor, hacer América en BCS.

Hoy más que nunca la California originaria donde surgió nuestra “comunidad de sangre”, de donde partió la evangelización de las Californias, la que le dio nombre a toda una península y a la alta California, la California Jesuítica, vive tiempo de gran incertidumbre, confusión y sosiego, generados por la avaricia y la ambición de nuevos y remozados filibusteros que quieren fusionar las californias mexicanas separándolas del país, atropellando el sentir y las convicciones de los sudcalifornianos como ocurrió en 1854 con William Walker.

¡No al separatismo y sí al reforzamiento y fortalecimiento de nuestras identidades y pertenencias; a la defensa de lo que es nuestro y que por derecho natural e histórico nos pertenece!. ¡Viva la California originaria!. ¡Viva la California mexicana!. ¡Viva Baja California Sur!

Para cualquier comentario, duda o aclaración, diríjase a abcdario_@hotmail.com

Anuncios

5 comentarios en “ABCdario

  1. Don Víctor se quedó corto: las verdaderas cabezas de playa son: las tranzanacionales, los bancos, los desgobernantes vendidos al Consenso Washington y los grandes medios de comunicación. Los banksters de la Reserva Federal sólo esperan a que la deuda externa crezca a hasta el límite, que consideren necesario, para cobrarse con territorio mexicano

  2. Nato power

    A esos que quieren independizarse. Quiero ver ya como gobierno como les pagarían al personal medico, maestros y fuerzas del orden. Primero que revisen la contabilidad haber si les da. Mejor seguir con el subsidio de gobierno federal.

  3. Paco de La Paz

    Como opinión está muy bien, pero si se quiere imponer a huevo, solo recuerda que es una opinión más entre miles que pueden haber, y es solo un voto en más de 1 millón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s