Del Tintero


Armando León Lezama

 

CARTA PÚBLICA A ENRIQUE PEÑA NIETO

 

Señor presidente de los Estados Unidos Mexicanos.

El país sangra desde todos los rincones de nuestro territorio, y al interior de alguna de sus instituciones, la vida no vale nada.

Hoy cuento la pena de una madre desconsolada; pero valiente.

INSTITUTO MEXICANO DEL SEGURO SOCIAL – CULIACÁN SINALOA, MÉXICO.Domicilio: Francisco Zarco y Andrade. S/n Colonia Miguel Alemán

En honor póstumo a una mexicana que mereció vivir; aunque bueno es, que ahora es, un angelito.

Si bien es cierto, usted no puede estar en todo; pero sí es su deber que las instituciones de nuestro país, sean garantes de un buen servir.

Por ello, le informo del mal proceder no solamente hacia una madre joven que pierde a su bebita; sino de muchos enfermos y hospitalizados que no son bien atendidos, para que solucione y desagravie a usuarios del instituto mexicano del seguro social correspondiente a Culiacán, Sinaloa, México, que por no tener opción o por creer en la buena fe de sus instituciones, quedan a merced de insensibles y groseros enfermeros y al criterio de médicos que no explican a los pacientes ni a familiares, situación real y perspectivas de salud. Simplemente, no comunican. De hecho, la información en medios, describen al edificio que alberga ésta institución de salud, como inapropiada por su deterioro, que se suma a la lista de males del IMSS en cuestión.

LA MADRE EXPLICA
“Acuso de mal servicio” dijo, y dice la madre desconsolada y doblemente mortificada por ser su primer bebita: RainyGiselle Sobampo Verdugo, quien por negligencia médica no recibió calidad de vida durante las aproximadamente diez horas que permaneció entre nosotros su almita con cuerpo humano, y en vez de ello, se mostró el rostro frio de la ciencia médica y de caras de desgano por su trabajo, ausentes de calidez, grotescos en el trato por parte de personal de enfermería, ya gritando al paciente, no informando del contenido de los medicamentos que se aplican, dejando las agujas y manguera puestas en el brazo sin tener liquido alguno pasando al cuerpo.

“El servicio hospitalario tiene que ser de alta calidad y buen trato, porque es la vida misma la que está en manos de todo el personal de las instituciones de salud, desde intendentes, personal administrativo, enfermeros, camilleros, pasantes, médicos en general, directivos, y todo aquél que de manera directa e indirecta haga que las instituciones de salud cumplan su cometido y tengan como objetivo la excelencia”.

La vida sí vale señor presidente.

Por ello, no basta que me resigne a la triste realidad de saber que no me atendieron correctamente ni con calidad, mucho menos con calidez.

Es necesario, evocar el recuerdo de mi adorable y adorada hija, quien estuvo como ser humano por espacio de 10 horas, más el período en mi vientre.

Redacto por el final, lo que desde el comienzo, fue ineptitud, con excepciones singulares, no como regla. Al parecer, la regla era perder sentimientos humanos.

Sabemos de hospitales, en el país y el mundo que dan buen servicio; sin embargo, en la realidad y más en la realidad de millones de familias, la pobreza, la ingenuidad y la inexperiencia, nos hacen acudir a donde nos ubican; no donde sea mejor.

Entonces el buen servicio debe ser universal y no nada más donde la apariencia y el dinero, abren puertas.

Mi caso, fue la ingenuidad y la inexperiencia.

Porque somos pobres; pero para un caso así de la llegada de mi bebita, los ahorros y los préstamos, sacan de apuro.

Pero como saber, por ser primeriza, que los hospitales no son lo mismo de buena atención, como debiera ser, en cada Estado de nuestro país.

Señor presidente, “no debe ser, no puede ser” que se pierdan vidas de recién nacidos por no llevar un proceso médico ordenado e informado.

Por personal malhumorado, nada profesional, que lo secuestra a uno y no le informan nada.

Solo ellos – médicos y enfermería – saben qué dicen, saben qué hacen. Y uno como paciente, ni preguntar puede y nada más se debe limitar a obedecer y hablar cuando ellos quieran.

Cierto, Rainy Giselle, nació con dificultades particulares, que a decir de conocedores de medicina, podía haber tenido mejor atención y hasta juntar la ciencia médica responsable, con la fe que obra milagros y otro sería el desenlace.

Se me dio la opción de ir a Ciudad Obregón Sonora; pero querían que yo me mantuviera hospitalizada como dijo algún médico, semanas o meses.

Lo peor es que no me daban de comer, ni dejaban que mi familia me llevara, no había sábanas suficientes y tuve que mantenerme con una sangrada por varios días, sin opción a permitirme otra cobija aun cuando de noche hacía frío.

Y con el maltrato del personal de enfermería, todo lo hacían difícil e invitaba a no permanecer en ese hospital.

Desafortunadamente quedé en sus manos y tras los manoseos, dizque tactos de médicos, alguno rompió la fuente y con algunas medicinas dudosas de ser benignas para mi bebita, supongo, me indujeron el proceso de parto y realizaron cesárea, porque como dijo el bárbaro médico, “ya ni modo”.

Sedada y atada en la cama de cirugía, escuché una voz que me decía: “Le van a mostrar a su bebé”. Solo entre mi vista nublada, alcanzó a aparecer una silueta de una enfermera que cargaba supuestamente a mi bebita que no alcance nunca a mirar, luego se la llevaron y fue el adiós para siempre.

No se valer señor presidente que nada hagan bien. Si el pronóstico era fatal durante las horas por venir, por la negligencia y el caos que se vive en ese seguro social que ni es buen instituto, ni sirve bien a los mexicanos, porque no permitieron que yo estuviera cerca de ella, o mi madre, o mi esposo.

La frialdad de la mayoría del personal es espantosa. Hasta los llamados vigilantes cometen actos de corrupción, ya que si pagas pasas comida y entras por donde no entran los que solo se apegan a su seguro popular.

Cabe decir que llegué a entregar unos papeles y quedé internada sin tener complicación alguna y fue con los medicamentos que me empecé a sentir mal a grado de perder a mi hija en los siguientes días.

Los muertos,muertos son para la medicina y pasan a ser un bulto que puede permanecer en algún rincón como si fuera basura y no el cuerpo de un ser humano que merece ser tratado con nobleza en el entendido que todos somos entes espirituales.

Es entonces, que la triste y fatal experiencia en un hospital de tercer nivel, deja mucho que desear de la calidad y calidez y desmerece el fin para el que fue construido el hospital, no tanto por sus viejas instalaciones; más bien desmerecen el prestigio de una institución para cuidar la vida, por lo majaderos que son el personal de enfermería, la falta de apostolado de parte de los médicos y la incapacidad de supervisión del subdirector y director del IMSS de Culiacán Sinaloa, México.

Señor presidente de nuestro país, Enrique Peña Nieto, pido que desagravie mi dolor de madre, no permitiendo que este instituto de marras, continúe en las mismas condiciones, ni en su infraestructura, ni en la deficiencia de calidad y calidez a todo paciente, que actualmente, en mayoría de casos, la pasa mal.

No haga caso omiso a mi petición de madre adolorida que tiene que manifestar su repudio al servicio mal prestado del IMSS de la ciudad de Culiacán Sinaloa.

Sin más, en espera que se dé por enterado y actúe en consecuencia,

Nunca es tarde para manifestarse; y nunca es tarde para solucionar señor presidente.

Yesenia Guadalupe Verdugo Aguilar

La Paz, Baja California Sur a julio de 2017.

Anuncios

2 comentarios en “Del Tintero

  1. PACEÑO HONESTO

    RYM, ME UNO A TU PETICION…”QUE CHINGUE A SU MADRE EL SEGURO SOCIAL Y PERSONAL HOLGAZAN Y HUEVON QUE IMPERA EN ESA INSTITUCION”. EH…DICHO.

  2. Rym

    Pero te atrasas poquitos días en el pago del IMSS como patrón y están cobrando Como locos, a pesar que el servicio es pesimo como institución.
    Que chingue a su madre el seguro social!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s