Crónicas Sudcalifornianas


La epidemia de viruela en La Paz de 1844

Inauguraciónde hospital Salvatierra - 1894
Inauguraciónde hospital Salvatierra – 1894

El protagonismo de los funcionarios públicos les da para todo: inaugurar obras de cualquier tipo, propias o ajenas, coronar reinas, encabezar cabalgatas y muchas cosas más, incluyendo, claro está, iniciar campañas de vacunación en que se atreven a aplicar el toxoide respectivo a la primera inocente criatura que comedidamente le acercan.

Ésta es una costumbre tan antigua en Baja California Sur, que de ella existe noticia desde 1844, año en que el coronel L. Maldonado se hizo cargo temporalmente de la jefatura política y de la comandancia militar. Fue tan breve su administración (entre las de Mariano Garfias y Francisco Palacios Miranda) que apenas la hallamos consignada en los Apuntes históricos de don Manuel Clemente Rojo, y don Pablo L. Martínez la omite en su conocida obra.

El asunto es que, a principios de ese mismo 1844 se abatió sobre la población de La Paz una epidemia de viruela. El señor Maldonado mandó traer vacuna de Mazatlán y él mismo se puso a aplicarla, junto con el juez de primera instancia don Francisco Lebrija, a los vecinos que acudieron voluntaria y gustosamente para recibirla, con el resultado de que al poco tiempo éstos fueron atacados por la fatal enfermedad, y en vista de que los demás se rehusaron a recibir la inoculación, el gobernante hizo que se los llevaran a la fuerza, y así “los vacunaba y los despachaba para que fueran a morir a los pocos días después de la operación; no hubo uno solo que escapara…”

Los funcionarios ensartaban en una aguja gruesa un poco de algodón humedecido en el pus, y enseguida, “como quien cose un lienzo, pasaban esta aguja entre cuero y carne del vacunado; cortaban el pabilo dejándole la mecha adentro y, a los pocos días, alma a la eternidad.”

El gobernador (1858) Ramón Navarro Castro, informante del señor Rojo, añade que “cuando comenzó la operación de la vacuna había en este puerto más de 600 almas, y después no quedaron arriba de 200.”

Verdadera mortandad en que no estuvo incluido el señor Maldonado, hombre muy irascible, pues falleció al poco tiempo de “un accidente provocado por la misma cólera y cayó al suelo quedando muerto en el acto.”

De manera que, en virtud de tan fatal experiencia, los servidores públicos harán bien en dejar toda labor relativa a la salud en manos de los directos responsables de atenderla.

Colectivo Pericú cita CRÓNICAS SUDCALIFORNIANAS de Eligio Moisés Coronado

4 comentarios en “Crónicas Sudcalifornianas

  1. HALCÓN

    Los pioneros de la Microbiología: Koch, Pasteur, Ehrlich y el descubridor de la Vacuna contra la Viruela Edward Jenner, este cienfifico nacio en Inglaterra el 17 de Mayo de 1749 y falleció a los 73 años el 23 de Enero de 1823…..Si la Santidad existe…bueno, esta debería de ser para nuestros Cientificos que le debemos la vida….esta enfermedad aparece en México con la venida de los Españoles en 1520…..enfermedad que diezmó a toda la comunidad de indigenas…incluidos los Aztecas….les pego en su mother….la Viruela es una enfermedad infecciosa, grave, contagiosa…proviene del latín Varius …..que significa varios o variado….Segun los historiadores la enfermedad entró a B.C.S…con los que conquistaron la Sierra de la Gigánta…en su búsqueda de ORO en el año de 1683….ademas trajeron el Cólera, Malária y por supuesto la viruela….la enfermedad diezmó a la población indigena hasta un 80% de su poblacion….Aqui en La Paz deberian de ponerle a una avenida el nombre de este cientifico…hay muchas calles y avenidas con el nombres de personas que no todos pero si algunos no hicieron nada por B.C.S…eso si buenisimos para robar……y este Científico hizo mucho más por la humanidad…..digo…..-.

  2. Chito

    ¿Pero que no se supone que cuando se dio la invasión norteamericana del puerto había unos 1,000 habitantes? ¿Tan rápido llegaron otros 800 a poblarlo?

  3. Cynthia loya

    Hola yo soy reciente de Ensenada vivo en playas de chapultepec a una cuadra de el faro Beach … mi inconformidad es que cuando queremos ir a la playa pasamos por este campo nos cobran 100 pesos y si salimos a comprar algo nos cobran de nuevo 100 pesos aun que en ocaciones solo entramos en carro para bajar las cosas (hileras, sillas) y no se me hace justo. Y si nos estacionado el un tere no que por lo que se ve ellos no son los dueños igual nos cobran 50 pesos cada vez que entramos… si alguien me puede decir a que departamento puedo ir para más detalles se los agradeceremos mucho . Los vecinos estamos cansados de pagar cada vez que vamos a la playa, creo que es un lugar público y estas personas están abusando de nuestra ignorancia que no saber que o a quien dirigirnos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s